Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes 12 diciembre, 20:00 horas. Sede del Ateneo. Exposición de Modelismo a cargo
del ateneísta José Miguel Becerra.

Martes 12 diciembre, 20:30 horas. Sede del Ateneo. Queimada navideña.
Oficiante: el ateneísta Manuel Pérez Cortés.



FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Amplía artículos

Hablemos de...

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Acabo de oír el timbre de mi puerta. Un chaval joven, casi con llanto, pide ayuda. Siento deseos de decirle que se vaya y que se siente ante la puerta del Gobierno Civil, por ejemplo, y que, con su silencio, grite su situación a ver si de una vez por todas no enteramos de que en Córdoba hay gente que vive la marginalidad, hablamos de ello y solucionamos, entre todos, sus justas demandas.

Pero no. Una vez más he alargado a la mano los 20 duros, he tranquilizado mi conciencia y he puesto en marcha hacia la próxima puerta a quien, cual un Solchaga social, redistribuye la renta con el ejercicio de la mendicidad.

Y todos tan contentos. Asunto olvidado. No se hable más… Sólo me cabrearé un poco cuando llegue al semáforo de la esquina y sufra el asalto de los “limpias” o vaya a misa y me abofetee la mano extendida del pobre de la puerta…

Pero, no se hable más… aunque nos invite a ello el Ateneo Casablanca.

Desde luego, los del Ateneo Casablanca, a quienes no tengo el placer de conocer, tienen una moral a prueba de bombas. Deberíamos felicitarnos de que entre nosotros haya todavía personas que crean en el diálogo, que no se frustren al ver que, una vez más, sus esfuerzos no se ven correspondidos con la mínima rentabilidad, al menos inmediata, de hacer hablar a Córdoba.

Su último ciclo de “Hablemos de…” ha mostrado cómo la “Córdoba callada” sigue siendo realidad entre nosotros.

¿Por qué no habla Córdoba? ¿Tememos que nos conozcan? Desde luego se nos conoció cuando el tema de la marginación lo desarrollamos montándonos: defensores de “tensiones el discurso político, económico y social”, contentos por participar en la consecución del giro social que va a dar el Gobierno; orgulloso de lo mucho que sabemos y hemos hecho por los derechos humanos… Y todo, toreando de salón y con esgrima de florete.

Y conocimos a nuestros responsable políticos -con la honrosa excepción de los participantes en la mesa- que no quisieron hablar en un foro como éste del agravio o de nuestro andalucismo, o de… por qué ¿nos aburren?, ¿Por qué no son capaces de aportar soluciones y temen que les demos la espalda como le ocurrió al señor Altillo y sus “Diez años de autogobierno”?.

Y echamos en falta a los preocupados/propagadores/responsables de ese Programa 2000 que quiere actualizar el mañana en el hoy y, sin embargo, no habla en/con el Ateneo Casablanca del Programa 1989 que debe solucionar los problemas del ayer injusto desde el diálogo con el presente.

Tremendo error, desde nuestro punto de vista, dedicarse a hablar de las metas del siglo XXI dejando de lado la participación en la discusión/reflexión sobre cómo vamos construyendo los puentes que aseguren la navegación de progreso y solidaridad hacia el futuro.

A nosotros nos parece que el “éxito de la asistencia”, como dijo un contertulio de los muy escasos asistentes, es una muestra de nuestra desconfianza en la capacidad de escuchar/responder que tenemos todos; una expresión del bajo nivel de curiosidad intelectual que nos caracteriza e, incluso, un signo evidente de la poca credibilidad de que gozan quienes ostentan cargos de responsabilidad.

Pero, y precisamente, por esto, nos sentimos orgullosos de que en nuestra ciudad haya un Ateneo Casablanca que, inasequiblemente al desaliento, promueve ciclos de “Hablemos de…”, pues estamos seguros que esta labor educacional que lleva a cabo un día dará sus frutos y veremos cómo su levadura fermenta la masa con la que fabricarán el pan necesario para satisfacer el hambre de todos cuantos busquen cancha para la intercomunicación responsable, el debate dialéctico y el encuentro de soluciones a los problemas que siempre nos afectarán.

Juan Gutiérrez García (Diario Córdoba, 22 de marzo de 1989).