Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miercoles, 20 febrero, 19:30 horas. Homenaje a Antonio Machado con motivo del 80 aniversario de su fallecimiento. Introducción y lectura de poemas. Sede nueva del Ateneo en Calle Rodríguez Sánchez, 7 (Hermandades del Trabajo).

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Romualdo Molina (artículo)

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
La seguidilla castellana probablemente sea la copla más espontánea y natural del pueblo español. Hacer de ella la transcripción andaluza y hacer tema y acento para serranas, sevillanas o seguiriyas gitanas… constituye lo específico del flamenco. Ese traslado a la idiosincracia peculiar del cante, que no del canto, le hace perder el lirismo que gana en fuerza expresiva, en humanidad y en directa verdad sin retóricas.

Romualdo Molina ha obtenido el Premio de letras flamencas instituido, por vez primera, por el Ateneo de Córdoba precisamente por eso, por hacer letras flamencas respondiendo al título general de su oferta: La copla sale sola; exactamente lo que, probablemente, diga en su etimología la palabra seguidilla. El gran conocimiento y oficio que sobre la copla tiene el autor galardonado le ha ayudado enormemente a transcribir del castellano, al andaluz flamenco.

Muchas letras, en series que se corresponden a casi todas las formas flamencas que hoy se cultivan, muestran su versatilidad, su conocimiento exhaustivo y su dominio técnico para la copla flamenca exactamente hecha para cantar, más que para ser leída, exactamente lo que se pedía en unas bases mal redactadas, pero suficientes para ser interpretadas con el sólo título de la convocatoria: letras flamencas.

El libro, pues, interesa a cantaores más que a amantes de la poesía. La verdad es que la poesía ha brillado por su ausencia en los veintiún trabajos presentados, y éste no es una excepción en ese aspecto. Simplemente responde a la convocatoria en plenitud. Las letras flamencas tienen directez, suelen ser llanas en su filosofía popular y en no pocas ocasiones sensibleras y melodramáticas. Su fuerza la cobran con el grito, con el acento, con el cuchillo de la voz y el quiebro melódico. Romualdo Molina ajusta sus letras a los estilos específicos por los que las recomienda. Ahí tienen un trabajo hecho para utilidad de los cantaores.
Agustín Gómez
Diario Córdoba, 29 de marzo de 1992