Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Viernes, 10 de junio, 20:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2022. Real Círculo de la Amistad, calle Alfonso XIII, nº 4.

Lunes, 13 de junio, 20:00 horas. Presentación del libro Homenaje al poeta Antonio Flores Herrera. (Varios autores). Presenta José Luis García Clavero. Sede del Ateneo.

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Revolución de Enero de 1933

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

La Revolución de enero de 1933 fue una insurrección huelguista de tres semanas de duración en España, durante la cual se desarrollaron los asesinatos de Casas Viejas que conmocionaron a la opinión pública española contemporánea.

Inicio

La insurrección corresponde a la táctica anarquista de la CNT y de la FAI, correspondiente a realizar agitaciones sociales que denunciaran las paupérrimas condiciones de vida de la clase trabajadora española, situaciones que producirían el llamado "contagio revolucionario"en el cual se iniciaría la revolución libertaria en España. Para el día 1 de enero convocan una Huelga general en el país.

La insurrección se inicia el 1 de enero, cuando desde la siete de la tarde a las nueve de la noche, hacen explosión en La Felguera, (sede de la CNT de Asturias), varias bombas de gran potencia. Simultáneamente, en Sevilla, se producen algaradas callejeras y son asaltadas tiendas y bares. En el pueblo de Real de la Jara los agitadores incendian la iglesia local. Se producen también saqueos en Lérida, y enfrentamientos en Pedro Muñoz (Ávila), donde los sindicalistas toman el Ayuntamiento, proclamando el comunismo libertario. El 2 de enero la Guardia Civil de Barcelona descubre un depósito de bombas atribuido al mismo sindicato. El día 3 se descubre otro arsenal de explosivos en Barcelona; el 5 estallan más artefactos en La Felguera, y en Gijón, y se agravan las huelgas de los tipógrafos en Valencia, los metalúrgicos y los empleados de la empresa Electra.

Propagación

El día 8, miembros del movimiento anarcosindicalista intentan tomar los cuarteles de Carabanchel, de la Montaña y María Cristina, produciéndose un intercambio de disparos con la Guardia Civil. En Barcelona se desarrollan actos de violencia en los alrededores del Arco del teatro, donde está instalado la sede del sindicato. Hay también tiroteos ante el cuartel de Atarazanas, donde un guardia de asalto cae muerto, y un cabo resulta herido. En la jefatura de policía de Madrid estallan tres bombas.

En Valencia, las organizaciones anarcosindicalistas se suman a la agitación en gran parte de la región. Hay desórdenes en Valencia y en numerosos pueblos de la provincia. En Gestlgar estallan varias bombas. En Burraga, los anarquistas después un intenso combate con las fuerzas del orden toman el pueblo, con un saldo de más de cinco muertos y varios heridos, y proclaman el comunismo libertario. En Castellón de la Plana se inicia la agitación el día 10.

La agitación se va extendiendo a Zaragoza, Murcia, Oviedo y otras provincias, alcanzando su mayor resonancia en Andalucía, donde se inician numerosas huelgas. En Sevilla se incendian coches y tranvías, en donde la fuerza pública se enfrenta en varios tiroteos. En La Rinconada, se proclama el comunismo libertario.

En Casas Viejas (Cádiz), los campesinos anarcosindicalistas se sublevan proclamando el comunismo libertario y atacando el cuartel de la Guardia Civil. Para reducir el motín, llegaron de Cádiz guardias de asalto, practicando registros y detenciones. Algunos de los responsables se refugiaron en su choza con familiares y algún vecino, resistiéndose a los requerimientos de rendición que les fueron hechos, siendo atacada la vivienda. Dos guardias de asalto, uno de ellos aprisionado primero como rehén por parte de los sublevados, muere en la choza.

La choza era defendida por seis hombres, entre los que se encontraban dos mujeres y un niño de diez años. Se tomó la iniciativa de enviar a uno de los detenidos esposado a la choza con la idea de que dialogara, pasando a integrar el grupo de los sitiados.

Conclusión

El ministro de la Gobernación, Casares Quiroga, envía más fuerzas al lugar. Hacia las diez de la noche del 11 de enero, se reciben en Casas Viejas refuerzos de Guardias de Asalto, quienes con bombas y una ametralladora emprenden un ataque arrojando algunas granadas y disparando contra la choza. Tras un alto al fuego, se le dice a lo revolucionarioss que se rindan, a lo que siguen resistiéndose. Llega el día 12, y tras otro ataque de la Guardia sin resultados, la choza que tenía el techo de paja, fue incendiada, saliendo sin ser agredidos la mujer y el niño. El resto de revolucionarios que intentó escapar, fueron ametrallados por los guardias que rodeaban el lugar, quienes poco después, conducir al lugar a una docena de prisioneros (otros dicen que once o catorce) a los que asesinará igualmente.

Al conocerse por parte de la opinión pública lo ocurrido, el Gobierno tratará de dar una versión distorsionada y confusa de los hechos. Finalmente, una comisión parlamentaria se encargó de investigar lo ocurrido, un comisionado del parlamento que participó en la investigación de los hechos, declaró posteriormente que "A los heridos se les remató dándoles el tiro de gracia". Tras la investigación, el capitán que mandaba los guardias de asalto fue detenido, declarando éste que las órdenes de proceder de manera tan expeditiva las había recibido del director general de Seguridad, Arturo Menéndez, quien dimitiera el 5 de marzo.

Véase también

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.