Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles 16 de mayo, 19:00 horas. Tertulia Poética, asistirá como poeta invitada Juana Castro.

Jueves 17 de mayo, 20:30 horas. Charla ilustrada "La copla flamenca en su contexto histórico, político, económico y social". A la palabra: Pepe Carmona, al cante: Paco Dios y a la guitarra: Rafael Ruz.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Comienza una página

Los flamencos somos buena gente

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
La Nave de las Canastas de Bodegas Campos se abarrotó de público para acompañar al Ateneo en su homenaje a Luis de Córdoba, Pepe Arrebola, Concha Calero y Merengue. Estos dos últimos justificaron su ausencia; no obstante, el cariño y la admiración que por ellos se siente quedó cumplidamente manifiesto en las palabras de María Teresa Morales leídas, en ausencia de su autora, por el ateneísta Manuel Pérez Cortés, a Concha Calero, y Juan Pérez Cubillo a Merengue. Francisco Martínez habló para Luis de Córdoba y el que suscribe para Pepe Arrebola, mientras Paco Serrano nos dio un bocado exquisito al disertar con su guitarra, dentro del turno de oradores y de manera excepcional.

A la oratoria siguió la adhesión artística. Rafael Ordóñez puso la voz en un cielo azul con palmas de fiesta para su romance a García Lorca y culminó con seguiriyas de majestuoso empaque y peleona bravura. Le acompañó Rafael Trenas a la guitarra con la mano fuerte que la circunstancia requería. Siguió en la réplica de brillantez y gallardía Antonio García Gómez El Califa, acompañado de su hijo, joven guitarrista que lleva la ilusión de un novillero en vena. Sus palos fueron una serie variada de abandonaos y romeras con letra anunciada de Luis de Córdoba magnífica. El público sacaba humo de sus aplausos, pero todavía le quedaba que aplaudir emocionado a Paco Dios, Rafael López Recio y Pepe Toscano, juntos en el tablado con la solícita guitarra de Rafael Trenas.

Qué maravillosos rincones del recuerdo tiene siempre a mano Paco Dios. La Córdoba profunda y eterna aflora siempre en su cante paladeado, que en esta ocasión fue por alegrías y bulerías de temas de Ramón Medina: Córdoba siempre. Rafael López Recio, a lo suyo, a meter sus vibraciones en los más nobles metales del alma. Pepe Toscano, voz caliente de la soleá que equilibra sus pasos por el camino que va de Alcalá a Jerez atravesando la tierra del ajo, para rematar su temple apasionado y febril con el eco a borbotones de fandangos caracoleros.

José Antonio Luque puso orden y concierto con desenvoltura y capacidad improvisadora. Todo quedó brillante y en sitio. Mandemos el tópico a paseo: los flamencos somos buena gente.
Agustín Gómez
Diario Córdoba, 6 de mayo de 2002