Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Convocatoria de la Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria,
Jueves, 24 de enero a las 18:00 en primera convocatoria y 18:30 en segunda, en la Fundación Caja Rural del Sur, Avenida Ronda de los Tejares, nº 36.

Fallado el VI Premio de Relato Rafael Mir, el ganador ha sido el escritor y profesor cordobés Fernando Molero Campos con la obra titulada: RUISEÑORES DE FUEGO.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIV Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo VI Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2018
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Intendencia de Córdoba del Tucumán

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

La Intendencia de Córdoba del Tucumán fue el nombre con que informalmente se conoció a la Provincia de Córdoba del Tucumán, una de las divisiones administrativas de la corona española en el Virreinato del Río de la Plata. El gobernador intendente de Córdoba del Tucumán tenía competencia en las materias de justicia (subordinado a la Real Audiencia de Buenos Aires), hacienda (asuntos fiscales y de gastos públicos, subordinado a virrey), guerra (subordinado al virrey) y policía (fomento de la economía). Eclesiásticamente la provincia formaba parte del Obispado del Tucumán, sufragáneo del Arzobispado de Charcas.

La intendencia estaba subdividida, además de la ciudad de Córdoba, entre los partidos, a cargo de subdelegados, de: Mendoza, La Rioja, San Juan y San Luis.

La capital de la intendencia fue la ciudad de Córdoba.

Al crearse el sistema de intendencias en el Virreinato del Río de la Plata por la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, los territorios que luego constituirían la intendencia de Córdoba del Tucumán, estaban repartidos entre la proyectada Intendencia de Cuyo y la parte sur de la también proyectada gobernación Intendencia de San Miguel de Tucumán, que debía englobar a todos los territorios que formaron la Gobernación del Tucumán antes de la creación del virreinato.

El 5 de agosto de 1783, el rey Carlos III hizo, en San Ildefonso, diecisiete modificaciones a la Real Ordenanza de 1782, entre ellas, una que suprime las proyectadas Gobernaciones Intendencias de San Miguel de Tucumán y de Cuyo, creando con ellas las Intendencias de Salta del Tucumán y de Córdoba del Tucumán. IV. – Por muy justas y recomendables razones, calificadas con los más verídicos y autorizados informes dirigidos a mis Reales manos por el actual Virrey de Buenos Aires apoyándolos con el Suyo de 26 de Enero de 1781, tuve por preciso y conveniente a mi Real Servicio y a la Causa Pública de aquellos mis dominios, resolver en 26 de Febrero de 1782, y en su consecuencia mandar por la ya citada Real Orden de 29 de Julio siguiente, que se dividiese en dos Gobiernos el de la Provincia de Tucumán con el agregado de la de Cuyo, y conforme al Plan propuesto por los enunciados informes; debiendo en su consecuencia quedar por residencia y Capital del nuevo Gobierno la Ciudad de Córdoba del Tucumán, y comprender además las de Mendoza, San Juan del Pico, San Luis de Loyola y Rioja con sus respectivos distritos; y situarse la residencia del otro Gobierno del resto de la dicha Provincia en la Ciudad de Salta como más proporcionada a ser la Capital de las de Jujuy, San Miguel, Santiago del Estero y Catamarca, con sus correspondientes jurisdicciones. Y siendo consiguiente a esta variación hacerla también en las residencias que por el Artículo 7º de la citada Ordenanza se determinaron a las dos Intendencias que por el mismo se mandaron establecer en el propio territorio que han de abrazar los expresados dos Gobiernos, es mi voluntad y mando que la Intendencia a que se señaló por Capital la Ciudad de Mendoza se sitúe en la de Córdoba del Tucumán y que la mandada erigir en la Ciudad de San Miguel se establezca en la de Salta, uniéndose una y otra a los respectivos Gobiernos para que el distrito señalado a cada uno de ellos sea el de su Intendencia, y se entienda por una sola Provincia, según está dispuesto por el mencionado Artículo 1º, quedando el ejercicio de Vice Patronato en toda ella a su Gobernador Intendente en observancia de lo prescripto acerca de este particular en el Artículo 6º de la referida Ordenanza[1]

La intendencia recibió a su primer gobernador intendente en 1784, el Marqués Rafael de Sobre Monte, quien el 11 de noviembre de 1786 fundó la Villa de la Concepción del Río Cuarto en la banda sur del río Cuarto. Fue elevada a villa real el 12 de abril de 1797, instalándose el cabildo el 19 de marzo de 1798.[2]

El Fuerte San Juan Nepomuceno fue fundado en Mendoza en 1781 y el Fuerte de Aguanda en 1786.

El 4 de abril de 1788 Pedro Pablo de Quiroga fundó en la provincia de San Juan la villa de San Agustín de Jáuregui del Valle Fértil.[3]

Sobremonte fundó además: la Villa de Melo (hoy Merlo, provincia de San Luis) el 1 de enero de 1797; la Villa Real de La Carlota, cuya cédula de fundación expidió Carlos IV el 12 de abril de 1792 (desde 1798 contó con un cabildo, fundada sobre le fuerte de Punta del Sauce fundado en 1787); el pueblo de La Carolina (en San Luis); Villa del Rosario el 27 de enero de 1795 y San Francisco del Chañar en 1796.

El 3 de octubre de 1803 el rey Carlos IV firma la Real Cedula otorgándole el titulo de Villa al pueblo de Tulumba.[4]

Ya como virrey, Sobre Monte mandó fundar el fuerte de San Rafael del Diamante (en Mendoza) en 1805.

Luego de la Revolución de Mayo [editar]

Después de la Revolución de Mayo del 25 de mayo de 1810, desapareció el virreinato, pero subsistió la gobernación intendencia de Córdoba del Tucumán. El Segundo Triunvirato creó, el 29 de noviembre de 1813, la Gobernación Intendencia de Cuyo con las subdelegaciones de Mendoza, San Juan y San Luis. (...) los pueblos de Mendoza, San Juan y San Luis, con sus peculiares jurisdicciones, formasen un Gobierno Intendencia aparte con la denominación antigua de Provincia de Cuyo (...)

En 1815, el gobernador cordobés José Javier Díaz integró Córdoba a la Liga del los Pueblos Libres, dirigida por el caudillo José Artigas, fundador del partido federal. Pero el cabildo riojano, controlado por Ramón Brizuela y Doria, se negó a acompañar a los federales y decidió separarse de la provincia, obedeciendo al Directorio. Una reacción federal fue aplastada por el entonces teniente coronel Alejandro Heredia, por iniciativa del diputado riojano en el Congreso de Tucumán, Pedro Ignacio de Castro Barros. El Congreso ordenó al gobernador intendente de Córdoba el 2 de setiembre de 1817 que no innove cosa alguna en el particular, y se abstenga de todo acto que indique jurisdicción sobre el pueblo de La Rioja, hasta que el Congreso determinase.

El 15 de diciembre de 1817, luego de que retornaran al gobierno de Córdoba los partidarios del directorio de Buenos Aires, el Congreso resolvió declarar restituída al antiguo orden de dependencia la ciudad de La Rioja, volviendo a la situación de tenencia de gobierno de la Provincia de Córdoba.

Después del Motín de Arequito del 5 de enero de 1820, el Cabildo de Córdoba depuso al gobernador intendente Manuel Antonio de Castro y declaró la independencia federal de la provincia, nombrando al general Bustos, jefe de la sublevación de Arequito, gobernador de la provincia autónoma de Córdoba. En marzo se separó la provincia de La Rioja.

En la jurisdicción de Córdoba fueron creadas las siguientes parroquias durante el período intendencial: Nuestra Señora del Carmen (Deán Funes, 1793), Nuestra Señora de la Merced (Achiras, 1795), Alpa Corral (1795), Laboulaye (1795), Reducción (1795), Santa Rosa de Lima (Santa Rosa de Río Primero, 1800).

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.