Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Jueves, 20 de febrero, 20:00 horas. Conferencia y Docurama:
“Campos de Concentración Nazis”, a cargo de Antonio Barragán Moriana
e “Hijos de Mauthausem. Tres generaciones del exilio cordobés”,
a cargo de José Barrios Gómiz y Christine Andreu. Sede del Ateneo.

Abierta la convocatoria para presentar candidaturas a las Fiambreras de Plata 2020. El plazo finaliza el 28 de febrero.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Enrique Guijo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Enrique Guijo (Córdoba, España, 1 de abril de 1871 — Madrid, 1945) fue un pintor y ceramista español. Participó con el institucionista Francisco Alcántara en la puesta en marcha de la Escuela de Cerámica y colaboró con Daniel Zuloaga y Juan Ruiz de Luna en diversas obras ejemplares de la historia de la azulejería urbana en Madrid.

Biografía

Nacido en Córdoba, Enrique fue hijo de Antonia Navarro Sigüenza y Mariano Guijo Pérez, carpintero de profesión.6 Muerto su padre, se trasladó aun niño a Sevilla, donde, tras pasar por el estudio de escenografía de Antonio Matarredonda, ingresó en los alfares sevillanos de los Mensaque. Decepcionado por el hecho de que en la vetusta fábrica le ocultasen "los secretos del arte cerámica", se mudó al alfar trianero de Manuel Rodríguez, artesano generoso con quien Guijo hizo sus primeros trincheros, platos decorativos y demás cacharrería mezclando estilos renacimiento y barroco. También hizo allí sus primeras obras de azulejería para los zócalos del patio y escalera de la casa de Emilio Marcot. De ese periodo trianero inicial es un escudo de azulejos, de ocho metros de altura, para la fachada del Ayuntamiento de Nerva (Huelva).

Acompañado de su esposa y su hija recién nacida, viajó Guijo a Madrid en 1898, instalándose en la Travesía de la Parada, nº 7 Pronto comienza a hacer trabajos de pintor decoradora con Francisco Álvarez Osorio, Ignacio Calvo y Narciso Sentenach, con los que llegó a montar un pequeño horno.

A lo largo de sus años en Madrid, frecuente animador de las tertulias de La Granja del Henar, el Café Comercial, o el Café Español donde probablemente conoció al dramaturgo Manuel Machado, Guijó se relacionaría con personajes como el ceramófilo y farmacéutico Platón Páramo o el pedagogo y crítico Francisco Alcántara, con quien llegaría a trabajar en la creación de una escuela de cerámica y alfarería de la que luego fue profesor. Al parecer, fue Alcántara el que le presentó en 1910 a otro colaborador en el proyecto, el ceramista Daniel Zuloaga, que había dejado Madrid en 1893 para instalarse en Segovia. Antes, en julio de 1907 y también por consejo de Alcántara, Guijo viajó a Talavera de la Reina, en Toledo, donde se asoció primero con Emilio Niveiro y luego con Juan Ruiz de Luna, con quien llegó a asociarse en 1908 para montar la fábrica talaverana de la Virgen del Prado, de la que más tarde sería director en Madrid de su sucursal en el taller y tienda de la calle Mayor. En esos años desempeña su cátedra en la recién creada Escuela de Cerámica hasta que coincidiendo con los primeros días de la dictadura de Primo de Rivera, quedó cesante por haber faltado algunos días a clase. Tras la disolución de la sociedad con Ruiz de Luna en 1917, Guijo continuó durante unos años en el local de la calle Mayor y en 1920 montó fábrica propia en Carabanchel, en la que trabajaron su hija (Enriqueta Guijo Ternero, que luego sería, como él, profesora de la Escuela de Cerámica), su sobrino Joaquín Bustillo ("dibujante y acuarelista de talento" según Aniceto García Villar), y un aprendiz de lujo, Alfonso Romero Mesa.

En el medio institucional, Guijo fue nombrado en 1926 conservador del Museo Municipal de Madrid, al que el ceramista había donado su colección de cerámica y que fue la base de la sección de este museo dedicada a la producción alfarera. El cargo llevaba aparejada la residencia en un piso de la calle Fuencarral, 86, en el edificio del Antiguo Hospicio. Durante casi todo su periodo de permanencia en el cargo, fue director del Museo Manuel Machado. De este periodo son sus colaboraciones con Ruiz de Luna y el arquitecto Luis Bellido en la ampliación de la Casa de la Villa de Madrid, en el salón de subastas de la Casa de Cisneros y en la escalera y salones de la Hemeroteca Municipal de Madrid.

Durante la Guerra Civil Española Guijo permaneció en el Museo; en 1943 solicitó la jubilación que no se le concedería hasta un año después (por imposibilidad física). Murió un año después, casi ciego y olvidado por todos.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.