Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes 12 diciembre, 20:00 horas. Sede del Ateneo. Exposición de Modelismo a cargo
del ateneísta José Miguel Becerra.

Martes 12 diciembre, 20:30 horas. Sede del Ateneo. Queimada navideña.
Oficiante: el ateneísta Manuel Pérez Cortés.



FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Amplía artículos

El senequismo se debatió como propio de una cultura rural

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Los participantes en la mesa redonda celebrada ayer en torno a “Senequismo o apatía” coincidieron en señalar que lo que se entiende en Córdoba por el primero de los términos no se corresponde en modo alguno con lo que es la corriente filosófica de Séneca, sino que más bien se corresponde con “una austeridad que linda con la cicatería”, como dijo uno de los participantes.

En esta mesa redonda, que estuvo moderada por el periodista Rafael González Zubieta, participó el abogado y escritor Carmelo Casaño, el poeta Rafael Arjona y el sociólogo Eduardo Sevilla.

Carmelo Casaño comenzó haciendo la diferenciación, a su entender, de los tres tipos de significados que puede tener el senequismo: filosófico, como actitud vital y el vulgar que es el empleado en Córdoba. Casaño, afirmó que, desde los últimos siglos, “la élite representativa de la ciudad de Córdoba son propietarios rurales de secano con mentalidad poco industrializada.

Por su parte, Rafael Arjona definió el senequismo como “la aceptación del destino que es la muerte”. Diferenció las dos ciudades que se encierran en Córdoba como la clase alta y dirigente económicamente “que más que aceptar el destino, lo que hace es embolsarse los dineros” y la clase baja, “que es la de la apatía y la resignación”.

El sociólogo Eduardo Sevilla calificó al senequismo como propio de una cultural rural que es la de Córdoba, y que es distinta a la cultura campesina. Para Eduardo Sevilla, “la cultura de las clases altas de Córdoba es tremendamente rural”, añadiendo que en los barrios de mayor lujo de la ciudad predomina la cultura rural. Como contraposición puso el ejemplo del barrio en que vive. Dijo que en San Basilio, “no hay cultura rural sino campesina puesto que la concepción ética de la existencia del campesino es valorada muy fuertemente.

Un punto de coincidencia de los participantes en esta mesa redonda, organizada por el Ateneo Casablanca dentro del ciclo Hablemos de Córdoba, fue el señalar que la cultura cordobesa tiene sus orígenes en la castellana.|Jesús Cabrera
Nuevo Diario, 17 de noviembre de 1988}}