Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Comienza una página

El Caballero oscuro

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
The Dark Knight
Título El Caballero oscuro
El Caballero oscuro
El Caballero oscuro

Ficha técnica
Dirección Christopher Nolan

Producción Charles Roven
Emma Thomas
Christopher Nolan
Diseño de producción Nathan Crowley

Guión Jonathan Nolan y Christopher Nolan
Basado en un argumento de Christopher Nolan y David S. Goyer; sobre los personajes creados por Bob Kane.

Música Hans Zimmer
James Newton Howard

Fotografía Wally Pfister

Montaje Lee Smith

Vestuario Lindy Hemming

Reparto Christian Bale (Bruce Wayne/Batman)
Michael Caine (Alfred)
Heath Ledger (Joker)
Gary Oldman (James Gordon)
Aaron Eckhart (Harvey Dent)
Maggie Gyllenhaal (Rachel Dawes)
Morgan Freeman (Lucius Fox)
Monique Gabriela Curnen (Ramirez)
Ron Dean (Wuertz)
Cillian Murphy (Espantapájaros)
Eric Roberts (Salvatore Maroni)
Chin Han (Lau)

Datos y cifras
País(es) EE.UU.
Año 2008
Género Acción
Thriller
Duración 152 min

Reseña

Cuando Christopher Nolan asumió el encargo de relanzar un mito como Batman, lo hizo poniendo como condición la completa destrucción del personaje tal como lo conocíamos en el cine. Atrás dejaba la resurrección del género que Tim Burton llevó a cabo en 1989 así como su posterior degradación a manos de Joel Schumacher. Así como ellos utilizaron a los personajes clásicos, Nolan escenificó su propuesta partiendo de la revisión realizada por Frank Miller en su aplaudida historia “Batman, Año Uno”, narrando un origen actualizado del hombre murciélago para el primer film de la saga: “Batman Begins” (2005) y consiguiendo un producto que, sin ser una obra maestra, empequeñecía las cintas de superhéroes realizadas recientemente, su estreno coincidió con el de “Los Cuatro Fantásticos”y “Star Wars. La Venganza de los Sith”, quedando éstas como episodios de dibujos animados al compararlas. Pero Batman Begins no era una obra redonda, su mayor virtud radicaba en su capacidad para hacernos soñar con otras metas, con la capacidad manifiesta del director para llevar a cabo, de proponérselo, la película que todo aficionado al cómic adulto, al cine negro, al thriller y al cine de acción deseábamos ver en pantalla. Y lo consiguió. Tres años después, nos presenta la continuación de aquella: “The Dark Knight”(El Caballero Oscuro). Una película con apariencia de Blockbuster veraniego, de cinta palomitera, que esconde realmente una sesión de cine con mayúsculas, una explosión de adrenalina pura, en la que quedas atrapado, casi sin respiración, en sus casi dos horas de metraje. Pero ¿que hace a TDK una película imprescindible? Como diría Dexter, vayamos por partes:

En primer lugar, tan solo la batuta de Nolan -recordemos “Memento” (2000) o “El Truco Final” (2007)- es garantía de producto bien hecho, y en este caso con ganas de hacerlo bien, dado que el director había manifestado su deseo de abandonar al personaje a su finalización de la saga, y para ello exigió dinero y medios, así como un guión que él mismo adaptó basándose muy libremente en los relatos “El Largo Halloween” y “La Broma Asesina”. Nolan se propuso y consiguió crear una Gotham City menos barroca pero igualmente amenazante, así como dibujó unos personajes y situaciones cercanos al cine negro clásico. Demuestra además ser un gran director de actores. Nunca nadie extrajo de Aaron Eckhart esa ductilidad expresiva. La gran sorpresa de la cinta, ya que todos esperaban la camaleónica interpetación de Heath Ledger, algo pasado de rosca con su Joker.

En segundo lugar, los personajes utilizados. Si en la anterior cinta nos mostró a Ras'h Al Ghul y al Espantapájaros (que aquí sirve de introducción a la trama), nuevos como enemigos cinematográficos, en The Dark Knight rescata a dos viejos rivales, ya vistos en las épocas de Burton y Schumacher, con desigual fortuna. Si bien el recuerdo que tenemos del Joker de Jack Nicholson nos resulta agradable no sentimos lo mismo al recordar la penosa adaptación de Dos Caras realizada por el solvente Tommy Lee Jones. Heath Ledger estuvo un mes encerrado intentando encontrar la caracterización adecuada, el tono desquiciado, caótico y cruel necesario para convertirse en el mejor Joker visto hasta ahora, algo que desgraciadamente no podrá repetir. Los puristas alegaron que a este Payaso sanguinario le faltaba el punto de humor del personaje del cómic y le sobraban unos litros de sangre. Puede ser. Personalmente creo que, siendo ligeramente distinto a su gemelo gráfico, consigue la personalidad suficiente para hacerlo creíble a los ojos del espectador ajeno al cómic y del avezado en el universo del hombre murciélago. También Aaron Eckhart está convincente en su papel del íntegro fiscal Harvey Dent. Ni siquiera yo mismo, que conozco al personaje desde tierno infante, y soy sabedor de su destino final, podía pensar que tan determinado servidor de la justicia podía llegar al final de la cinta con una evolución personal tan cruel y despiadada consigo mismo... pero este descubrimiento lo dejo para el espectador, si es que hay alguno que no conozca ya su destino. De Christian Bale solo podemos decir que está solvente en su ingrato doble papel. Como Batman, se ve obligado a actuar tras una máscara y una voz ronca y amenazante que todos sabemos que es para ocultar la suya. Difícil tarea ya que un héroe de acción que solo sale para repartir tollinas como panes no tiene demasiadas oportunidades para lucirse y, salvo momentos excepcionales, su máscara y su disfraz diluyen su mas que sobrada capacidad para el drama y en esta película, el drama es la esencia de todo. Y Batman además, de vez en cuando, se disfraza de Bruce Wayne, dueño de Industrias Wayne, mujeriego empedernido, e incapaz de aguantar despierto diez minutos de reunión de trabajo. Este es el auténtico disfraz del héroe. Y Christian Bale lo interpreta con eficacia, aunque no con lucimiento, el papel no se prestaba a ello. Por lo de más, repite el magnífico plantel de secundarios (Morgan Freeman, Gary Oldman, Michael Caine) y una Maggie Gyllenhaal que no mejora a Katie Holmes y que es lo más vacío de la película.

Y en último lugar, la historia que se cuenta. The Dark Knight comienza un tiempo después de la aparición de Batman en Gotham City. Es un personaje al mismo tiempo admirado y rechazado por la sociedad. Es querido como luchador contra el crimen, como la persona que ha traído tranquilidad a las calles y miedo a los corazones de los delincuentes. Pero al mismo tiempo, su mera existencia es la constatación de que algo falla en el sistema. Si la policía y los jueces hicieran bien su trabajo su presencia no sería necesaria en las calles. Este es el dilema que azota a Bruce Wayne , influído por la admiración que siente por Harvey Dent, fiscal del distrito, un hombre íntegro al que quiere apoyar y que, junto al comisario James Gordon, pueden hacer que Batman desaparezca de las calles por innecesario. La aparición del Joker, un personaje imprevisible, caótico, de origen incierto (él mismo cuenta varias versiones de su vida y todas aparentemente creíbles) hará que todo esto de un vuelco de proporciones inimaginables. La espiral de odio, muerte y locura al que llevará a todos ellos provoca que “El Caballero Oscuro” pase de ser una cinta de héroes enmascarados a un auténtico thriller, cargado de acción y tensión dramática, giros de ciento ochenta grados en la narración, enfrentamiento entre orden y caos, bien y mal, amor y odio. Una cinta que cuando crees que ha acabado, vuelve a empezar. Su tono oscuro y crepuscular, como corresponde a una película de estas características, no le impide llegar al final con un mensaje de esperanza.

Sin lugar a dudas, ésta no solo es la mejor película de superhéroes jamás realizada, sino que me atrevería a decir que es una de las mejores películas de los últimos tiempos y definitivamente, la mejor película de 2008. No se la pierdan.

Película reproducida en la IX Muestra de Cine Internacional del año 2009.

Reseña elaborada por el socio de la Sección de Cine del Ateneo de Córdoba Cristóbal Domínguez Cantillo.