Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Viernes, 10 de junio, 20:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2022. Real Círculo de la Amistad, calle Alfonso XIII, nº 4.

Lunes, 13 de junio, 20:00 horas. Presentación del libro Homenaje al poeta Antonio Flores Herrera. (Varios autores). Presenta José Luis García Clavero. Sede del Ateneo.

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Catástrofe ferroviaria de La Solana

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

El 26 de diciembre de 1932, un desprendimiento de tierras justo a la entrada del túnel num. 8, de la línea Córdoba - Almorchón, provocó el accidente recordado como "Catástrofe de La Solana", que era recogido en portada por el Diario de Córdoba del dia 28 como "Nueva Catástrofe ocurrida en El Vacar", cuyo titular ya indicaba por sí sólo la repetición de este tipo de sucesos. En este caso se escribía:

"A las once de la noche el tren de mercancías número 3.727 compuesto de treinta y dos unidades, que se dirigía de Córdoba a Cabeza de Vaca, descarriló en el kilómetro 33,300 a cinco metros de la entrada de un túnel.

El descarrrilamiento fue originado por el derrumbamiento de una trinchera, ocurrido en el instante de pasar dicho tren.

La locomotora se clavó en el suelo y los vagones se precipitaron unos sobre otros, quedando dieciocho de ellos completamente destrozados. El jefe de tren Luis Guerra Delgado, el mozo de tren Luis Sánchez Nieto y un muchacho que viajaba en los topes, desaparecieron.

Hasta ahora se sabe que resultaron los siguientes heridos:

Francisco Sanz Díaz, fogonero, gravísimo. Fue conducido al Hospital de Agudos.

Rafael Belmonte Alvarez, guardafreno, grave.

Enrique López Navarro, maquinista leve y dos empleados cuyos nombres se ignoran, también leves."

Seguían a esta "Nota oficial" los "Informes de nuestros redactores", en los que se narra con todo detalle la salida desde Córdoba de un Tren de Socorro, los auxilios prestados a los heridos y las circunstancias personales de las víctimas, siendo especialmente espeluznante la descripción que hace el redactor de lo acontecido al fogonero.

Con respecto al tren accidentado, escribían:

"El tren descarrilado, como ya hemos dicho, constaba de treinta y dos unidades; varios vagones estaba cargados de brea y sal y uno de dinamita, destinado a la Sociedad Minera y Matalúrgica de Peñarroya, por lo cual el mencionado tren no se detuvo en la estación de Obejo.

Fue un verdadero milagro que no hiciera explosión la dinamita, lo cual habría originado una gran catástrofe.

La mayoría de los vagones estaban vacíos y a esto se debió que, por falta de peso, se precipitaran y montaran uno sobre otros." Sobre el lugar de la catástrofe, seguían:

"El lugar donde se desarrolló la catástrofe presenta un aspecto desolador.

Detrás de la locomotora, casi enterrada en el suelo como ya hemos dicho, se ve los vagones unos sobre otros, destrozados, convertidos en un montón de astillas y pedazos de hierro."

Finalmente, terminaba la noticia dejando constancia del fallecimiento del fogonero y el guardafreno en el Hospital al que habían sido trasladados. El Ayuntamiento de Córdoba concedió enterramiento a perpetuidad a las cuatro víctimas en el cementerio de San Rafael de la capital cordobesa, donde una gran lápida que cubre las cuatro tumbas recuerda a "las víctimas de la catástrofe ferroviaria de La Solana".

El material recogido en este artículo procede de una entrada de Ferropedia, bajo la licencia GFDL.