Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Campanilleros de la Virgen de la Aurora de Priego de Córdoba

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

La Venerable Hermandad de Nuestra Señora de la Aurora data su origen en 1580 y se emplaza en la ermita de su mismo nombre. En la segunda semana de septiembre celebra su fiesta esta Hermandad, donde cada día del septenario, por las tardes, los niños recorren las casas pidiendo jazmines y nardos con los que las hermanas, en una labor de verdadera paciencia y artesanía confeccionan las tradicionales moñas de dos cadenas, que al finalizar la santa misa, cada noche se subastan en la puerta de la iglesia. La fiesta tiene su culminación en la procesión que acompañada por los Hermanos de la Aurora y grupos de campanilleros venidos de otros pueblos, recorren las calles de la ciudad.

Aparte de esta fiesta, los Hermanos de la Aurora salen todos los sábados a media noche a recorrer las calles cantando canciones a la Virgen, siguiendo una tradición que se remonta a cuatrocientos años atrás. Se acompañan de instrumentos como bandurrias, guitarras, laúdes, campanillas y algún instrumento de viento y tienen un rico y variado repertorio de más de 300 coplas de temática mariana, que han sido recopiladas por Manuel Peláez del Rosal y R. Jiménez Pedrajas bajo el título "Cancionero popular del Rosario de la Aurora". En ellas pueden encontrarse indicios de la evolución histórica de la ciudad, pero sobre todo, la expresión poética de la devoción popular a la Virgen de la Aurora. Las primeras coplas de la noche se cantan a la puerta de la ermita, bien abrigados los hermanos en invierno por sus capas y cubiertos con sombrero cordobés. El hermano mayor dirige la cuadrilla e indica el itinerario a seguir, pues cada sábado recorren un sector distinto de la ciudad. El más atractivo es el que discurre por el barrio de La Villa, de blancas callejuelas. La cuadrilla se compone generalmente sólo de hombres, siendo variable el número de asistentes. La música repite siempre la misma suave melodía. No todos los miembros de la cuadrilla llevan instrumentos, algunos sólo cantan, y uno lleva el cepo en el que se recogen los donativos de los vecinos, destinados al mantenimiento de la hermandad. Cuando se llega bajo la ventana de algún hermano que esa noche no acudió a la ronda, se le "castiga" amablemente cantándole "el perezoso". Es costumbre que algunos vecinos abran las puertas de su casa y ofrezcan a los auroros unas copas de licor y dulces.

Enlace externo