Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles 16 de mayo, 19:00 horas. Tertulia Poética, asistirá como poeta invitada Juana Castro.

Jueves 17 de mayo, 20:30 horas. Charla ilustrada "La copla flamenca en su contexto histórico, político, económico y social". A la palabra: Pepe Carmona, al cante: Paco Dios y a la guitarra: Rafael Ruz.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Comienza una página

Córdoba, capital del flamenco

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Habría que remontarse tiempo atrás y muy concretamente a los siglos IX y X para iniciar un serio estudio de la música que se hacía en Córdoba en tiempos del califato. La influencia de Ziryab en la corte califal determinó un cambio de vida y costumbres con una gran incidencia en la música, ya que creó el primer conservatorio del mundo islámico, modificó instrumentos de cuerda y creó las nubas. Un canto que al parecer presenta algún que otro rasgo identificativo con algunos cantes del flamenco.

Es sabido que los califas prestaban un gran apoyo a las artes y muy especialmente a la música, por lo que Ziryab ocupó un lugar preeminente en la corte, convirtiéndose en el gran difusor de los cantos orientales que calaron en el pueblo.

Esta fusión entre lo popular y el refinamiento musical que traía Ziryab acrecentó aún más el valor de Córdoba. Hoy, cuando se habla de esta ciudad como capital del flamenco, se nos anima a creer que el germen ya se sembró hace siglos, y que el quejido espeluznante de la cantaora Achfa de Bagdad, mimada en la corte califal de Córdoba, estremecía al auditorio impactado por el desgarro o tarab de tan estrecha semejanza con la queja flamenca.

Ahora que se celebra el XIX Concurso Nacional de Arte Flamenco, es preciso recordar lo que hizo posible su génesis en el año 1956 cuando Fosforito se erigió en triunfador absoluto del certamen. El triunvirato formado por el alcalde, Antonio Cruz Conde; Anselmo González Climent y Ricardo Molina llevó a cabo esta tarea para que el mayo cordobés luciera aún más dentro del Festival de los Patios. El poeta fundador del grupo Cántico ya se había acercado al cante a través de experiencias de ambiente localista donde no era posible percibir todo el poliedro multicolor de este arte. Su desbordante voracidad lectora le condujo hasta el extraordinario ensayo Flamencología, de González Climent, que le abriría los sentidos a una más amplia perspectiva. Este hecho fundamental para su absoluta conversión jonda, tendría su positiva repercusión en la gestación de esta primera edición del concurso, que nos fortaleció en el universo flamenco como ciudad a tener en cuenta a la hora de la potenciación, defensa y divulgación de este arte.

En estas cinco largas décadas muchos son los acontecimientos que han marcado el rumbo flamenco de Córdoba y la provincia. Este es el Concurso de Concursos. Faro y guía en el proceloso mundo del flamenco.

Pero bastantes acontecimientos de otro calado refuerzan esta afirmación. El Festival de la Guitarra, considerado el más prestigioso de este tiempo que nos ha proyectado como garantía de la gran significación de este instrumento en el mundo. La programación del Festival de los Patios, La noche Blanca del Flamenco, la Asociación de Artistas Flamencos, el vigor organizativo de la Peña Flamenca de Córdoba con 38 Semanas Culturales, El Rincón del Cante, con 3 festivales en su haber y con voluntad de continuidad, la Peña Fosforito con su programación semanal, El Rincón Flamenco, el esfuerzo del Ateneo de Córdoba materializado en el Concurso Campos de Guitarra y en grabaciones de veteranos cantaores aficionados de Córdoba y provincia y en conferencias ilustradas, la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Córdoba... Y la oferta profesional, aunque escasa, se sostiene en dos tablaos del renombre como son El Cardenal y la Bulería.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la consolidación de festivales ya históricos como la Cata Flamenca de Montilla, El Festival de Puente Genil, de Lucena, de Zambra, de La Rambla, de Priego de Córdoba, de Posadas, de Belalcázar, Semana Cultural de Palma del Río, las Noches Flamencas del Mirabrás (Fernán Núñez), Festival de Cante de las Minas de Peñarroya-Pueblonuevo, etc.

A este activo hay que sumarle la labor del Conservatorio de Córdoba en las tres disciplinas que abarca el flamenco y que ha convertido este centro en un referente a nivel nacional. Y por último la ingente labor de la Cátedra de Flamencología de Córdoba de la UCO.
Francisco del Cid
Diario Córdoba, 17 de noviembre de 2010