Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes 25, 19:30 horas, recital poético es de Balbina Prior.Sede el Ateneo

Abierta la convocatoria para presentar candidaturas a las Fiambreras de Plata 2020. El plazo finaliza el 28 de febrero.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Bernardo Álvarez Pérez "Bernardo el de los Lobitos"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Bernardo el de los Lobitos-1.jpg

Bernardo Álvarez Pérez, más conocido con el nombre artístico de Bernardo el de los Lobitos, cantaor payo, gran maestro de nuestra historia del cante flamenco, nació en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) el 6 de enero de 1887 y murió en Madrid el 20 de noviembre de 1969. En sus primeros comienzos se le conocía como el Niño de Alcalá.

Se inició profesionalmente en el famoso Café Novedades de Sevilla. Se fue a Madrid actuando en el café cantante Magdalena y se le empezó a llamar Bernardo el de los Lobitos porque solía cantar por bulerias esta letra que había aprendido de un montañés:

Anoche soñaba yo,
que los lobitos me comían
y eran tus ojitos negros
que me miraban y me decían,
por Dios no me desampares,
que yo he perdido el calor de mi pare y de mi mare.

Bernardo el de los Lobitos, formó parte de los espectáculos llamados Opera Flamenca, recorrió toda España junto a D. Antonio Chacón, la Niña de los Peines, Niño de Medina, Manuel Vallejo, José Cepero, Ramón Montoya con todos los grandes de su época. En 1954 interviene en la grabación Antología del Cante Flamenco, editada para Hispavox, interpretando sevillanas corraleras, verdiales, nanas, el cante de la trilla y la Mariana, todo su arte lo supo poner en esta antología, deja su gran escuela para los cantaores que le han seguido.

El cantaor alcalareño aprendió los cantes mineros de quien mejor podía enseñárselos, de don Antonio Chacón. Un 12 de junio de 1965 cantó en la plaza de toros de Cartagena:

Con San Antonio,
dime lo que tienes tú con San Antonio...

Y se alzó con el primer premio del II Concurso Nacional de Cante por Cartageneras. Aquella noche compitieron junto a Bernardo Canalejas de Puerto Real (2º premio), Enrique Morente, José Palanca, el Niño de Fernán Núñez, Manuel Cepero, Enriqueta la Jerezana y el cartagenero Morenito de Levante.

Bernardo, como Pepe de la Matrona, nunca ha sido considerado un especialista en estos estilos flamencos. Bernardo era más que un especialista; era un cantaor muy largo. Así lo definía Blas Vega: "El enciclopedismo de Bernardo no sólo consistía en conocer exhaustivamente todos los cantes: los de compás, los libres, los folklóricos, los menos populares..., sino que respondiendo a una calidad, era hacerlo a la perfección, con una técnica y un formalismo histórico, sin deformación, con autenticidad propia, con sentimiento y expresión personal, y en esto estriba la diferencia en ser o no ser un verdadero maestro. Y por eso sabía decir el cante con toda su justeza musical y rítmica, atiplando su voz gangosa a medio fuelle y con un hilo de voz, en los últimos años, lo suficiente para que su grito fuese gracia y melancolía, con estilo original de emotivos recovecos e indudable duende que nos conmovía a punzás.

Cantes de trilla, cante campero aflamencado, su ritmo va acompañando a los cascabeles prendidos en los arreos de las caballerías y a las voces de los arrieros, de como gritan a las pobres bestias. Es de pura creación hispana, es un estilo muy poco cantado y prácticamente ignorado por los cantaores profesionales. Bernardo el de los Lobitos nos recuerda estos cantes con una perfección única, su acompañamiento es sin guitarra. Sólo con gritos y sonidos.

Fuentes