Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Martes 12 diciembre, 20:00 horas. Sede del Ateneo. Exposición de Modelismo a cargo
del ateneísta José Miguel Becerra.

Martes 12 diciembre, 20:30 horas. Sede del Ateneo. Queimada navideña.
Oficiante: el ateneísta Manuel Pérez Cortés.



FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Amplía artículos

Barrio Guadalquivir

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Primeras pobladoras del Barrio Gualdalquivir. (10 de febrero de 1984)
Barrio Gualdalquivir.2.jpg

Barrio situado en el extremo Sur de la ciudad de Córdoba. Fue concebido como Polígono Guadalquivir, y construídas sus primeras 1.110 viviendas de protección oficial, por la delegación provincial del ministerio de Obras Públicas y Urbanismo durante el Gobierno de la extinta Unión de Centro Democrático (UCD). (1976-1982). En 1984 pasó a depender de la Junta de Andalucía.

El proyecto consistía en desalojar a los habitantes de las casitas portátiles en las barriadas de Moreras y Palmeras y trasladarlos al nuevo barrio, situado en la zona socialmente más deprimida de la ciudad y diseñado, en forma de edificios carcelarios o militares, para albergar a familias poco gratas al orden social y económico establecido. Terminados los 1.110 pisos entre 1981-1982, a cuya construcción se opusieron, desde su inicio, personalidades ciudadanas de gran prestigio intelectual y probada honestidad como el abogado, socialista y ateneista Joaquín Martínez Bjorkman, se inició la campaña para que los vecinos de Moreras y Palmeras y de otros lugares necesitados de la ciudad presentaran su solicitud de vivienda. Pero el proyecto urbanístico fracasó ante la negativa de los vecinos de Moreras a abandonar su lugar de residencia. A pesar de las extremas condiciones de habitabilidad, de inseguridad social y de higiene medioambiental, eran conscientes como el Ayuntamiento, como la Renfe, como el Ministerio y como las constructoras, de los miles de millones de pesetas que habrían de suponer en el plazo de unos años aquellos terrenos en pleno centro de la ciudad, cargados de trenes subterráneos y libres de cargas de población con la categoría social de lumpen, propiciada y potenciada por los propios gobiernos local (de izquierdas) y nacional (de centro derecha). Ante el fracaso, la maquinaria administrativa se detuvo y los pisos del Guadalquivir, completa y absolutamente abandonados, comenzaron a ser pasto del gamberrismo de las pandillas juveniles y de la rapiña de los adultos.

Hacia finales de 1983 y comienzos de 1984 se formó un grupo de ciudadanos, adjudicatarios de pisos en el Polígono Guadalquivir que habitaban viviendas viejas en alquiler de renta antigua al borde del derrumbe. Eran de los barrios de Santiago, San Agustín, Costanillas, Barrio del Matadero, Obispo Pérez Muñoz, Santa Marina, Zumbacón, Olivos Borrachos, zona vieja del Campo de la Verdad. A los que se unieron más tarde familias jóvenes del Parque Figueroa, Fuensanta, Valdeolleros, Ciudad Jardín, Cañero, Fátima, que vivían, por falta de medios, con padres y familiares. A mediados de enero se constituyó la comisión gestora de la Asociación de Vecinos Amargacena, presidida por Antonio Perea, y tras un mes de movilizaciones, encierros, cortes de tráfico, asambleas y todo tipo de acciones callejeras, se empezaron a ocupar las primeras 300 viviendas a partir del 10 de febrero de 1984.

Galería