Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 13 de junio, 21:00 horas. Entrega de las Fiambreras de Plata 2018 en el Círculo de la Amistad.

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Inserta tus fotos

Aleksandr Glazunov

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
AlexanderGlazounov.jpg

Aleksandr Konstantínovich Glazunov (en ruso Александр Константинович Глазунов; nótese que la pronunciación es glazunóv y no glazúnov); San Petersburgo, 10 de agosto de 1865 - París, 21 de marzo de 1936) fue un compositor, director de orquesta e influyente maestro de música ruso. Alternó la recuperación de las raíces musicales rusas con su adscripción a las influencias estilísticas occidentales, que fueron haciéndose más fuertes en sus últimas obras. Era cercano al círculo de compositores rusos de recuperación nacionalista y folclórica conocido como el Grupo de los Cinco. Se le considera el último exponente de la escuela nacional rusa de composición, fundada por Mijaíl Glinka. Fue cultor de la llamada música de programa.

Biografía

Glazunov nació en San Petersburgo, hijo de un librero y editor. Su talento fue descubierto por Mili Balákirev, en 1879. Estudió música bajo la dirección de Nikolái Rimski-Kórsakov. Su primera composición la terminó a los 14 años. La primera de sus 8 sinfonías fue estrenada en 1882, cuando Glazunov tenía 16 años. Su popular poema sinfónico Stenka Razin también fue un trabajo de juventud. Franz Liszt se fijó en su trabajo y divulgó su reputación internacionalmente. Glazunov retrucó, dedicándole su segunda sinfonía.

La tradición lo culpa del fracaso de la primera sinfonía de Sergéi Rajmáninov, pues se supone que dirigió borracho el estreno de dicha obra, en 1897. Esta versión nunca pudo ser confirmada. Algunas fuentes sospechan de una especie de boicot de Glazunov a Rajmáninov, fruto de rivalidades estilísticas. Rajmáninov se limitó a comentar al respecto:

La sinfonía ha sido pésimamente ejecutada. Me asombra que un hombre de tan enorme talento como Glazunov dirija tan mal la orquesta. No me refiero a su técnica; hablo simplemente de su musicalidad. No siente nada cuando dirige. Hasta parece como si no comprendiese nada. Serguéi Rajmáninov

En occidente fue reconocido como una gran autoridad en su campo, también gracias a la ayuda de su mentor y amigo Nikolái Rimski-Kórsakov. Junto a aquel, terminó en 1889 algunos de los grandes trabajos inconclusos de Aleksandr Borodín, como la ópera El príncipe Ígor y las Danzas polovtsianas. El mismo año, se encargó de componer música que representó a Rusia en la Exposición Universal de París de 1889.

En 1899, Glazunov se convirtió en profesor del conservatorio de San Petersburgo. Renunció a este trabajo en 1905 en solidaridad frente a la expulsión del director del establecimiento, Rimski-Kórsakov, exonerado debido a su apoyo a los estudiantes que protestaban por la situación política y social de Rusia. Glazunov llegaría a ser, al año siguiente, también director del conservatorio (1906 a 1917). Allí, por ejemplo, fue maestro de Dmitri Shostakóvich.

Escribió 8 sinfonías (más una inconclusa), poemas sinfónicos, conciertos, gran cantidad de música, teatral, ceremonial y de cámara. Pero, posiblemente sus obras más recordadas y montadas son sus 3 ballets clásicos (Raymonda, Las Estaciones y Astucias de amor), que fueron coreografiadas originalmente por Marius Petipa.

Durante la primera fase de la Primera Guerra Mundial realizó una composición propagandística: Paráfrasis sobre el Himno de los Aliados (1915).

La inspiración post-romántica de Glazunov, fuertemente influida por el lenguaje musical de Brahms, a esas alturas lo hacía chocar con otros compositores de tendencias más modernas, como el otro gran discípulo de Rimski-Kórsakov, Ígor Stravinski. Una muestra de dicha posición es una anécdota que narra el comportamiento intransigente de Glazunov frente a las nuevas propuestas. Es fama que el día del estreno de la Suite Escita, de Serguéi Prokófiev (San Petersburgo, 1916), Glazunov salió del teatro tapándose los oídos.

A partir de la primera mitad de la década de 1920 sus composiciones fueron cada vez más esporádicas.

En 1922 fue condecorado como Artista del Pueblo de la URSS.

En 1928 salió de la entonces Unión Soviética como representante en la celebración del centenario de Franz Schubert, en Viena. Al finalizar el evento decidió "desertar" y no regresar con su delegación.

Se casó. Viajó por Europa y los Estados Unidos. Murió en París en 1936, ciudad en la que se había establecido hacía cuatro años.

En sus últimos tiempos, Glazunov sufrió cierta indiferencia del público francés, más interesado en las composiciones asociadas a la vanguardia.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.